viernes, 12 de agosto de 2016

4 motivos para usar Tarjetas de Crédito


Foto: www.rpp.pe/


Conozco muchas personas que rechazan las tarjetas de crédito. 

Algunas veces es por no pagar comisiones, otras por evitar endeudarse con un dinero prestado y muchas, es por una mala gestión de sus finanzas.

A continuación te  detallo los motivos por los que considero necesario trabajar nuestra economía personal ayudándonos de ellas:



1.- Contabilidad.

Las tarjetas de crédito tienen un extracto independiente al de la cuenta.

Esto quiere decir  que el Banco te entrega hecha la contabilidad personal de tus compras. Todas ellas se acumulan y se cobran cada mes en un único movimiento en tu cuenta (el importe dependerá del tipo de pago que tengas contratado).

Gracias a ello puedes hacer un sencillo seguimiento periódico de tu consumo sin la necesidad de volverte demasiado loco, especialmente si tienes varias cuentas.



2.- Seguros.

No todo el mundo que viaja al extranjero contrata seguro de salud privado.

Aunque como cualquier trabajador español dentro de la Unión Europea estarías cubierto por la Seguridad Social española, si pretendes viajar fuera y tienes un percance sin seguro habrás de pagarlo de tu bolsillo. Ante una urgencia médica, sin tarjeta de crédito que justifique tu capacidad de pago, no hay atención médica.

Esto supone un riesgo importante que muchas tarjetas con un buen límite de crédito pueden salvar.

Además, las tarjetas suelen tener vinculados seguros que cubren distintas dificultades. Desde el fallecimiento, la atención en caso de accidente o la incapacidad, hasta pequeñas reparaciones domésticas o pérdidas de equipaje.

Bien es cierto que estos seguros no son fundamentales para una tarjeta, pero sí lo son los de compras protegidas y uso fraudulento. Esto quiere decir que si te duplican o clonan tu tarjeta, no tendrás que acarrear con los gastos, así como si te la roban o pierdes, desde el momento en que comunicas su desaparición. 

Por otro lado, estos seguros también son interesantes para compras por internet ya que el nivel de riesgo, aunque muy controlado, es mayor que si compras en el supermercado del barrio.



3.- Programas de puntos y de descuentos.

Es habitual que las entidades financieras te ofrezcan bonificaciones por el uso de sus tarjetas. Estas pueden venir desde descuentos fijos en algunos comercios o gasolineras, hasta interesantes programas de puntos que se pueden canjear por regalos.

Algunas entidades empieza incluso a regalar acciones en función del volumen de uso periódico que hagas de sus tarjetas.

Aunque este tercer punto no es el fundamental, si será relevante a la hora de contratar y usar cada tarjeta.



4.- Gestión y ahorro.

La posibilidad de pagar todas tus compras a mes vencido sin ningún coste proporciona una financiación controlada estupenda.

Cuando conoces en profundidad las condiciones de tu tarjeta, el coste de su uso y tenencia se hace prácticamente gratuito. Si eliges una sin comisión de mantenimiento, seleccionas el pago mensual y conoces las ventajas y bonificaciones por uso, estarás usando un servicio fantástico y permitiéndote una seguridad añadida en tu día a día.  



Seguro que ahora que tienes claras sus bondades y lo que facilita su gestión estás más animado a usarlas.

Quiero decir que no usar una tarjeta de crédito por no gastar más de la cuenta es una manera de engañarse a uno mismo. Si porque tengas  posibilidad de gastar algo prestado dejas de saber gestionarte, el problema no está en el tipo de producto, sino la persona que  lo contrata.


En la última publicación hablamos de la responsabilidad. Es importante informarse y formarse, pero también lo es conocerse. La gestión con las finanzas nos permite un importante autoconocimiento, es nuestra responsabilidad aprender a gestionarnos, y así ganar tranquilidad financiera. Pero sobre todo lo es que nos respondamos con sinceridad: 

¿estoy satisfecho con mi gestión de mi economía personal?

De no ser así, seguro que en más artículos de este blog y por medio de la formación y el coaching financiero consigues mejorarlo. 



Javier Gómez Herrero.


2 comentarios:

  1. Hola!! La verdad que hay que llevar cuidado con las tarjetas. Un mes se me fue de las manos y me pasé con los gastos. Mi sorpresa fue encontrar mi cuenta "al descubierto". Claro, luego no tenía para pasar el mes siguiente.. XD Mi solución.. fácil! Tuve que tirar de préstamos en internet hasta que más o menos solucioné el problema.

    Recomiendo usar las tarjetas con cabeza.

    Por cierto, buen post Javier. Saludos tocayo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Javier,

      Efectivamente hay que tener mucho cuidado con ellas y también hay que evitar tener la cuenta bajo mínimos para llegar a un descubierto y pagar comisiones. Por ello te recomiendo la publicación sobre los Tipos de Hucha.

      Aprovecho para pedirte que no utilices el blog para dejar publicidad. Aunque cualquier empresa de financiación es bienvenida, la idea de este blog es precisamente no necesitar ese tipo de préstamos.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Un cordial saludo,

      Javier Gómez Coach.

      Eliminar

Gracias por comentar.